martes, noviembre 16, 2010

Puerto de Sagua La Grande Clip 14

Clip nostálgico para el Club Sagua La Grande en Facebook.

video

UNDOSOVISION PRODUCTIONS

1986 - 2010

-

-

ARCHIVO SABANEQUE

1970 - 2010

-

Para ver database sobre Isabela de Sagua:

http://isabeladesagua.tripod.com

lunes, julio 19, 2010

La Virgen del Carmen en el Puerto de Sagua La Grande


El 16 de Julio de 2010 fueron celebradas las fiestas patronales de Isabela de Sagua en honor a la Virgen del Carmen. He aquí algunas fotos del evento.
-
Más sobre Isabela de Sagua en el Website:
-
-
ARCHIVO SABANEQUE
1970 - 2010
-
-

sábado, julio 17, 2010

Mañana Picnic Isabelino , Sagua La Grande


GRAN FIESTA DE
ISABELA DE SAGUA

No dejes de asistir mañana a la Fiesta del Carmen en Miami.

LUGAR- TROPICAL PARK
SHELTER # 12
DOMINGO- JULIO 18, 2010
DE: 11:30 A.M. A 6;30 P.M.


PICNIC ABSOLUTAMENTE GRATIS.- CADA CUAL DEBE LLEVAR SU COMIDA Y BEBIDA. NO HABRA VENTA DE NADA. SE SUGIERE QUE TRAIGAN SUS SILLAS, MESAS, ETC. SOLO CONTAMOS CON 8 MESAS, QUE CUBREN APPROX 80 PERSONAS SENTADAS.TAMBIEN PUEDEN TRAER, DOMINOS, RA DIOS, PELOTAS, PATINES, BICICLETAS ETC.

ESTA SERA UNA TARDE PARA COMPARTIR Y PASARLA BIEN.

PARA MAYOR INFORMACION:

COMUNICARSE CON SONIA MARTINEZ O CHICHIN CASTELL
A LOS TELEFONOS:
305-856-6326 / 305-856-6326 / 305-491-5944





domingo, junio 06, 2010

El Korsfjord en Sagua La Grande

El Buque mercante noruego “Korsfjord” en el Puerto de Sagua La Grande en 1920.

KORS – FJORD (Fiordo Kors): eL nombre compuesto de este buque es el de uno de los fiordos de Noruega llamado “Kors” . La palabra fiordo proviene de fjord que existe en las lenguas escandinavas para describir a un valle excavado por un glacial que luego invade el mar convirtiéndose así en una especie de canal bordeado por altas murallas de la montaña, por ambos lados. En Noruega existen muchos de estos Fjord.

Era parte de la “Nortraship”, aquella famosa flota mercante creada por Noruega durante la Segunda Guerra Mundial para abastecer a los aliados. Antes, en 1920 visitó a nuestro puerto de Isabela de Sagua, y gracias a Don Marcelino García se le tomó esta foto que es una de las pocas que existen del mismo en los archivos navales del mundo (Archivo Sabaneque de Sagua la Grande).

El vapor “Korsfjord” desapareció 21 años después cuando se hunde al chocar con el mercante británico “Shahpour Bandar” el día 21 de Enero de 1941 después de haber cargado 916 toneladas de arenque y comida en Hestery Djupavik, Islandia. La coalición ocurrió al noroeste del faro de Butt of Lewis en Escocia, muriendo dos de sus marineros. Existe una narración de su Capitán Lorentz Akse sobre este acontecimiento que no incluímos por ser ajena a nuestra principal base de datos.

El vapor “Shahpour Bandar” desaparece dos años después cuando un submarino alemán U-515 lo torpedea en popa el 30 de abril 1943 a la altura de Freetown en Sierra Leona, Africa.

DATOS TECNICOS DEL D/S KORSFJORD

Buque fabricado en Bergen, Noruega en 1913 por “Bergens Mekaniske Verksteder A/S”
Medidas: 244 (pb) pies de largo, 38 pies de ancho
Aministrado por: Bergh & Helland
Tonelaje: 1620 gt. (gross tons-toneladas brutas) 957 net, 2440 tdwt
Ultimo Capitán: Lorentz Akse-1941.

SIMBOLOGIA
D/S = Buque de Vapor; M/S = Buque de Motor; T/T = Tanquero de Turbina; D/T = Vapor de Petróleo; M/T = Motor Petrolero.
-


-


Más sobre los buques mercantes en el Website:


-

Base de datos

ARCHIVO SABANEQUE

1970 - 2010




--


sábado, abril 24, 2010

La Cadena del Ancla Sagua La Grande


Por: Don Gilberto

Desde chiquitín me enamoré de un ancla. Herrumbrosa, esbelta, su brazo al lado de la cadera, imponente en toda su majestad, lunares de ostras en sus caderas,piernas que atrapan y sujetan desde la más leve de las arenas hasta la más feroz y coralina roca...A su lado yo me cantaba mis propias improvisadas canciones, la tocaba con el pie, delicadamente para no ofenderla y con la carita le acariciaba la cruz mientras pasaba con cariño mi cabellera por debajo de su cruz. El aire venia del mar con melodias de sirenas atraidas por el verdor la costa y orientadas por aquellos grandes veleros que nos traian el arroz, las sedas y las lozas de China, las maderas de tea de Birmania y las románticas cadenas de colgar sus anclas debajo de sus blancas velas. El mundo recalaba en esas horas sobres las playas de mis propios sueños. Tierras lejanas, velos de seda, ojos que tratan de verte a hurtadillas, risitas ingenuas de tiernas doncellitas muy nuevas aún para decir que aman y mis ojos que llevan en su búsqueda de los horizontes mi espirirtu que nació ya sabiendo viajar. Tal vez he vivido antes. No se, sabios dicen esas cosas, yo muy poco se.

Una ola de pronto me arranca de alli. Flotando no se en que barca navego hacia el porvenir. Hoy tengo sueño. Ellas me cuidan; dicen que me aman. No sé, aún soy muy niño. Aún hoy no entiendo, no se.

Pero todo lo que flota navega, todo lo que navega llega a puerto un dia y en cada puerto le espera un amor. Un nuevo amor. Uno de esos casos que las gentes sin arte en sus venas se atreve a llamar amor. Mañana parte mi nave. Mañana levanto el ancla. Tal vez al levantar mi ancla desgarre tu corazón. Tal vez tengas la buena fortuna de poder alegrarte de mi ausencia, no se, se muy poca de esas cosas de amor. Solo sé que te senti muy cerca. Muy cerca de mi...Levanto elancla. Recuerdo mi ancla y pienso en mi ancla...

¿Pero qué haces tú aqui? Ya estoy lejano en el mar, andamos a toda vela y en el último puerto te dejé. Si, te dejé. Alli, alli al pie de mi ancla, la que de oro y brillantes a tu cuerpo le colgué... Ya, ¿es el determinate adiós porque mi nave ha partido, o es acaso el principio de un romance? ¡Qué poco del amor yo entiendo, soy un ancla!
Un ancla es como sus eslabones, todos iguales, cada uno semiovalado, cada otro es igual...mas, no todo es igual. Siempre hay un más, la cubierta lo muestra, uno al grillete se agarra para sostener el ancla. Y con ella baja y se besa para asegurar los fondos. Otras solo flotan remolonamente por las mitades, algunas rien con las olas de la superficie y unas hay que nunca alli bajan. Eslabones somos.

Encadenados estamos, el ancla con nuestros espiritus sujetamos atada una parte al fondo de nuestros corazones, clavadas sus palas como gárfios de acero, o como miel que se nos derrite entre los dedos de la pasión. Fuertes una veces, delicadas avecillas y espuma unidos somos.

Únense los eslabones allá escondidos debajo de las olas, a la vista de todos pero ocultos como al relampaguear de los reflejos de la luz del sol en las ondonadas y los retozos del agua nos apenas ocultan. Hay amor.

Allá por las praderas corren las ardillas juguetonas, entre los corales se ocultan mientras lucen sus colores un miriada de sirenitas, rubias, ostras y placeres. La brisa seductora nos roba el sufrimiento y deposita nuestras penas ante el altar de las noches. Otras velas mas blancas tal vez tiene ese Nuevo velero....¡Oh, mas viejo y duradero aquél es! ¿Es más fuerte la conservación deese viejo eslabón herrumbroso que el partir a otras rutas de aventuradas conquistas...? Anclas por los rincones de los puertos y debajo de los arrecifes hay muchas mas aun, pero mi ancla es perfecta, mis eslabones de acero mis noches de luna llena y las gardenias perfumadas por ti son.

Hoy regresé a mi puerto, a mi niñéz a mis viejas anclas, a mi ancla preferida, al arrullo de tu voz. No se por que puerto andaba. No se hacia que puerto voy. No, no lo sé Yo solo se que te amo. Que anclado a tu puerto estoy.

Escrito por Don Gilberto Rodríguez, nuestro último lobo de mar...

-
-
-
El Website de Isabela de Sagua es:
-
-
-
ARCHIVO SABANEQUE
1970 - 2010
-
-
-


viernes, abril 16, 2010

GRAN FIESTA DE SAGUA LA GRANDE...PRONTO...

ATENCION ISABELINOS

No es una fiesta de "caché" (esa será en Octubre bajo techo), este es un Picnic donde puedes venir vestido informalmente con short, tennis y camiseta.

Trae tu mesita de dominó y tu guitarra. Trae además tu nevera con bebidas y comidas.
Albunes de Sagua, y otra curiosidad que motive el foro sobre el tema.

Tu cámara de fotos y video...muy importante..

AMPLIO PARQUEO

Se han confirmado sagüeros de otros estados de la nación, España y Canadá.

VIA SATELITE PARA
SAGUA LA GRANDE POR:

UNDOSOVISION

Periódico Sagüero Ausente:
http://sagueroausente.tripod.com

sábado, abril 03, 2010

Fotos tomadas ayer , Puerto de Sagua La Grande

Actualizando el archivo.
Parte de las fotos tomadas ayer en Isabela de Sagua para el Archivo Sabaneque.
-
-






-
-
-
Más fotos e historias de Isabela de Sagua en el Website:
-
-
-
ARCHIVO SABANEQUE
1970 - 2010
-
-
-

jueves, febrero 25, 2010

Manuel El Japonés, Sagua La Grande


Espía o Pescador

Hacia finales de los años 30, antes de la Segunda Guerra Mundial, llegó a LaIsabela un pescador de piel cobriza, color más bien de aceituna madura, bajaestatura, y una estructura física que más bien parecía una sólida columna seacero que decía ser japonés y hablaba un español casi natural, con escasos ypocos notables defectos.

Hacía llamarse Manuel y pescaba al estilo de ciertospaíses de Asia, zambulléndose sin ayuda de ningún instrumento que le permitierarespirar. La cantidad de tiempo que este hombre era capaz de permanecer acuarenta pies de profundidad era algo desconocido aún para mi abuelo que erabuzo profesional; era los tiempos de la escafandra, etc.

Vestía solamente unospantaloncitos cortos por ropa, un arpón, o sea, una simple vara de metal con unapunta de flecha que tenía un filo capaz de afeitar a un barbudo como Hemmingway.Manuel vivía a bordo de su bote. Ahí hacia toda su solitaria vida. Solo. Nuncaun visitante, una mujer, un viaje al correo; nada. Se pasaba diez o doce días encada salida pescar, uno o dos días en puerto y de nuevo a la mar. Solo por loscantos del veril, empezando por Cayo Hicacos, (el Faro de Boca de Sagua parecíaser su sitio favorito), pero cuando se desplazaba hacia el este por las costashacia Caibarién, o al oeste, Cárdenas, quien sabe hasta dónde, nadie lo notabaporque a nadie le interesaba él.

Su solitaria vida era muy poco atractiva,-¡qué digo, le era totalmente ajena a los demás pescadores!- Solo cuandollegaba al tren de pesca cargado de enormes guasas, cuberas y pargos llamaba laatención, y eso porque solo él, con su estilo de pesca, traía los peces másgrandes que se atrapaban en todo el puerto.Manuel el Japonés no buscaba a nadie por compañía, y si se veía en el compromisode saludar o hablar con alguien, lo hacía en voz baja, breve y andando. Yo meatrevo a pensar que uno de los pocos isabelinos con quién mantenía a veces unmuy corto dialogo tal vez lo fuera mi abuelo Emilio y eso, probablemente porquea Manuel le gustaba demostrar que zambullendo como dios manda él era superior atodos los equipos.

Y Emilio era un hombre muy sin compromisos de pruritossociales; todo en Emilio iba a flor de piel. Y un hecho lo acercó un tanto y medio a mí la oportunidad de conocer, o al menos ver, de cerca al japonés. Miabuelo me llevaba con él a todas partes tanto en el mar como en tierra, "Tú eresmi compañero," me decía. Un mensajero llegó con un telegrama para EmilioRodríguez, de Holanda."Barco holandés encallado con carga abordo. Punto. Precisamos inspecciónexterior del fondo antes de intentar desencallarlo…etc."

No recuerdoprecisamente donde estaba el barco encallado, un remolcador salía de Holandahacia allá, sé que era algo lejos. Manuel le pidió a Emilio que le permitieraacompañarle porque él nunca había visto como trabajaban los buzos profesionales.Nada podía ser más inocente. Vamos. Recuerdo que el abuelo mientras pescábamossolos él y yo por allí por los cayos de La Empalizada, me contó algo extrañado.Mientras mi abuelo y sus dos ayudantes preparaban los equipos, compresor manual,escafandra, cinturón de pesas de plomo, tubos ya Manuel había recorrido todo elfondo del barco, los puntos peligroso del arrecife y tenía una estrategiaformada sobre como liberar el barco… Emilio no era hombre exaltarse por nada quepasara, pero de sus propias palabras recuerdo que me dijo: Se me abrieron losojos una cuarta. Bajaron los dos, cada uno en su estilo, pero mientras que elbuzo profesional tenía una serie de limitaciones, largo de la manguera del airey de la soga que le servía de soporte y de timbre de emergencias, la visión dela escafandra era muy limitada y una serie de otras demandas del trabajo mismo,aquel condenado hombrecito subía, bajaba, raspaba secciones del fondo con uninstrumento provisto para remover cualquier cosa del casco para poder observarel metal limpio…y le señalaba al abuelo, aquí, allí, bueno, malo….

Tres díastrabajaron hasta removiendo algunos corales que pudieran causar el más levedaño. Porque bueno es decir, que ese japonés cuidaba mucho de la naturalezamarina.Un remolcador de Filadelfia y el holandés llegaron como al tercer día con un parde gabarras y sacaron el barco con un mínimo de daños, pero capaz de seguirnavegando rumbo al astillero por si solo. Mi abuelo era generalmente muy bienpagado por estos trabajos y, aunque nada habla prometido, trató de compartir supago con el japonés. Pero no, Manuel no le aceptó un centavo, es más le dijo quepara él esta experiencia había sido una escuela y que con lo que había visto,había enriquecido sus conocimientos. Nada más justo, si nunca había visto esto oaquello y había aprendido algo…..

Por esos días en Cuba, al igual que en varios países, incluyendo los EstadosUnidos, andaban compradores de chatarra comprando hasta el último pedazo delherrumbroso trasto o pedazo, donde quiera que se hallara. Japón compraba. Dineroes dinero, que caray.Nadie supo nunca de donde había venido el japonés, pero tampoco supo nadie,porque a nadie le importaba, cuando se fue Manuel el Japonés de La Isabela. Almenos, yo lo sé.Yo era un chico, hay cosas que no sabía, no tenía idea de que ciertas accioneshumanas llevan en si significados ajenos a los ojos que le miran, ni de que másallá existían muchas de las cosas que aún hoy no sé si existen.

Porconsiguiente mucho escapaba a los ojos de este narrador….pero han pasado muchosaños, y con los años se han visto y aprendido algunas pocas cosas que nunca sehubieran podido imaginar.Hubo una guerra empezada por el Imperio Japonés. El mundo es hoy lo que enaquellos tiempos pudo haber sido solo la imaginación de un escritor loco, de quepor algún lugar del universo había una planeta donde….usted conoce el cinemoderno…..Pero yo he navegado por muchos mares, he visto que Manuel no era ni fue nunca elúnico, aunque para los isabelinos si lo fuera, que pesca en ese estilo, he vistoel trabajo de los buzos, he trabajado en astilleros reparando barcos y…tambiénhe leído algo sobre espionaje, ciencias marinas, en fin, que puedo mirara haciaatrás.

Y cuando lo hago veo allí, frente al Faro de Boca de Sagua, en aquel botemisterioso a bordo del cual jamás pudo subir un isabelino, en el cual vivía unsolitario hombrecito fuerte como una columna de acero, cuya breve conversaciónera bastante refinada para un pescador que todavía andaba usando métodosprimitivos, pero que cuando inspeccionó aquel barco holandés con mi abuelo loúnico de primitivo que demostró era el trabajar con la naturaleza y no conmáquinas…Y luego despareció sin dejar huellas, exactamente igual que había llegado untiempo atrás.¿Quién era, en realidad, aquel hombrecito que decía llamarse, "Manuel elJaponés" y que hacia?Hay en algún lugar recóndito de mi memoria un vago recuerdo de este hombre, queme intriga.

Esto lo vi yo un par de veces, mientras pescaba con mi abuelo ahícercano al bote de Manuel. Algunas veces este se zambullía y cuando volvía a lasuperficie andaba demasiado lejos de su bote para nadar cansado por el habercontenido por tanto tiempo la respiración, pero, no; salía como si hubieseestado sentado en la terraza del mejor hotel de Paris: fresquecito. ¡Señor, nilas ballenas! Pero siempre salía a flote en algún punto donde el viento y lacorriente le ayudaban a regresar flotando al bote.

Y he aquí mi observación.Cuando Manuel hacia uno de esos largos recorridos, no traía pescado alguno, sinoQue salía, se acostaba boca arriba y comenzaba a decir algunas cosas o tal vezfórmulas. Las decía, las repetía, las repetía otra vez y otra vez, hasta quesubía al bote y se metía en su oscura cabina y cerraba la puertecita. Raroproceder con el calor y tan lleno de agua el cuerpo y más, cuando hacia eso,aunque le mentaras la familia no atendía ni hablaba con nadie solo correr a lacabina. Esos fueron los únicos momentos en que yo lo pude ver apurado.

Como niel abuelo ni yo sabíamos japonés, yo le comenté un día, ¿abuelo te fijas queManuel siempre hace eso cuando nada muy lejos? Emilio se viró hacia mí, memiró fijamente por un minuto y después me dijo, eso suena como una repetición desonidos, puede que este hombre tenga una religión que lo protege y esa sea sumanera de rezar. Lógico, ¿Verdad?Un algo más, en esos tiempo en la Isabela el único pescado de arpón o fija queel comercio compraba era la lisa, de modo que los gigantes meros, guasas y otrosque el Japonés traía no tenían comprador en el puerto, de modo que este hacia sud propios empacados y embarques y a nadie le importaba un bledo a quien o conquien el negociaba. Perfecto sistema.

Cada pulgada de fondo de nuestras costaspueden haber sido estudiadas por años, unos meses en cada puerto y nadie sabenada; mucho menos el gobiernoPero sabiendo una cosita o dos sobre unas cuantas cositas que los hombres,científicos y guerreros hacemos en tiempos de guerra, vuelvo y le pregunto alabuelo, donde quiera que se encuentre:¿Abuelo, viendo lo que hicieron los submarinos del Eje durante la guerra, y eluso que se le dio a la chatarra vendida al Japón, en los años inmediatamenteanterior al comienzo de la Guerra, ¿no sería Manuel el Japonés un bueno y bienpreparado Espia?

Escrito por Gilberto Rodríguez, nuestro último lobo de mar.
El Website de Isabela de Sagua es:
ARCHIVO SABANEQUE
1970 - 2010

jueves, febrero 04, 2010

NADAR EN EL FANGO (Sagua La Grande)

Por: Gilberto Rodríguez

eb 2 2010, 06:16 PM Post #1
Almirante

Posts:536
Group:Almirante
Member#11
Joined:Feb 14, 2009

Era yo muy jóven y lleno de brios, pero si muchos golpes pegaban las olas contra babor por la proa lanzando blancas espumas que se chorreaban sobre y por los cristales del puente, añadiendo sus risas a la blanca oscuridad, muchos giros también daba yo pegado a la gigantesca rueda del timón. las cabillas,cadenas y sugas que hacian de comunicador paseando sobre las cubiertas para llevar las órdenes a popa y tratar de amenguar los tirones de babor a estribor ababor.... Da vinci y su novia, la rosa, danzaban como la princesa cuando le presentaba la cabeza de Pedro al Rey.

Cuarto de vuelta, 30 grados, cinco mas vuelve al cero corre al sur ahora en redondo, pasito alante, pasito atrás, profesor enséñeme a bailar... ¿Por qué no a nadar mejor? Los ensordecedores aullidos de lobo en nada superan al viento contra los cables y serviola parado allá en el confin de la proa, acurrucado que puede estar, las manos hechas churros sin calentar, la campana a sus alcance queno lo espera para sonar, los platos que ruedan de lado a lado sobre las mesas ymás aguas que has me corre por los pies porque ya rompió el secreto de un cristal...

No se asusta nadie porque el piloto con tantos años sobre el agua sea el primeroen vomitar, a pesar que estuvo aguantando largo rato para primero explotara el timonél, paciencia, mi señor, que yo también he de cantar.

Rugiendo allá ariba el "pito" que para mi barco era "whistle". aunque eso quiera decir, "chiflar". Si fuera entre cubanos hubiera dicho el travieso que aqui siempre chifla el mono. Pero esta es una nave de grandes y curtidos marinos y de cientificos que se limpian con hojas de seda y pana al desfecar. El único pirata en la escena es al timón. Me dejan ahi mucho tiempo, tanto hasta que mis brazos cuelgan desgajados como árbol derribado en el costado de la loma allá al caer. No sé si es que me consideran bueno, muy bueno, que me toman por tonto, o que de veras lo hago bien. Y me gustan a veces esos sustos del chillón.

El ronco rugido cada dos minutos del silbato se pìerde entre la infernal orquesta de tantos instrumentos de liquido cristal. Miran, miran, y vuelven amirar, serviola piloto y capitán. No es que haya miedo, es atención profesional. Témpanos de hielo de mil tamaños flotan giran, danzan, señor maestro, enseñeme abailar. Y por bailar claro que alegremente y con sus risas enloquecederos danzan.

Y las finas gotas se tornan en grandes gotas, y estas y otras me obligan de vezen cuando a resoplar y quitármelas de la cara por que no me dejan ver ni respirar.

El Segundo, mi mentor, apiadándose de mi tal vez, se me plató a la derecha y entre los dos ahora haciamos girar aquella rueda que de pronto cual fantasma maligno del Valhalla giraba de tirón sin consultar y entonces los "spocks", eran batazos en un campo de beisbol en un mundial, y al instante giraban a otra parte como dardos endiablados tratando volar, o unas mazas de vikingos que nos querian apabullar.

Y sin quererlo bebimos del agua con sudor que desde mi cabellera por ojos nariz y mejillas tantas veces en la boca me cayó.

Y dos dias después ya pasada esa tormenta me sentaba en las rocosas laderas de un volcán. del leve callo que ali senti espirales similares a humo blanco se elevában...aunque no iban muy lejos en lo alto, pués a poco ya se conjelaban. Y las aguas corrieron. Y mis brazos con el tiempo se curtieron.

Giro compás. Lorán, Radar, pirulies en las bocas de los chicos, azucenas en el pelo de la novia, barriles de petroleo debajo de las cubiertas, reflectores y detectores, figurines de capitán y mares por la cintura del globo me ven pasar.P or allá arriba de las montañas distante se ven las nubes que viene hacia el mar.

Hay nubes rosa, grises, amarillas y coral, todas variantes se gún que vuelan o adonde van....

Copiosa lluvia sobre mi cabeza cae. Velas al viento, eso me ayuda. Bebo del alto, lo que me cae. De pronto pienso y pregunto:¿Dime, lluvia, nos conocemos?

Pasan las horas, dias más pasan y llego a casa.

Duermo esa noche, ¡vaya, no faltaba más!

Y cuando amanece taza en la mano al jardin de mi portal me acerco. Me deleitan mis rosas, jazmines y claveles, me gusta cuidarlos bien. Pero he pasado mucho tiempo ausente, el que estado entre las olas del mar.

Deslizo suavemente mi mano por debajo del pétalo de una rosa. Cuido que mi atrevimiento no la vaya, cual a la novia somnolienta no la vaya mi mano a despertar.

No llegué a tocarla. No me atrevo. Es virgen, es sagrada, es nueva, es mujer.....

Alli, sentada con su prisma, redondita más que el planeta que habitamos, cristalina, sonriente, está esperando. Solo queda saber de todas ellas, ¿esta escuál?

¿Cual de las millonarias gotas de agua salada que empaparon mis mejillas el el Ártico eres tú? ¿ O es que acaso me persigues por los mundos y eres la misma que me mojó las espaldas mientras navegaba por el Ecuador? Fria, cálida, fresca, espumosa, blanca, cristalina, verde o azul, cuál de ellas eres tú?

Oi a mi hijita llamar: "Papá, déjame que corte esa rosa y la ponga en tu mesita de noche, asi, con su gotita de rocio, ¿quiéres?

"Esa otra noche la dormí acompañado de esa gota de mis sabores, formas y amor que me ha seguido, fiel a mi, fiel al humano.


Gilberto Rodríguez es nuestro último lobo de mar de la época republicana.
-
-
-
Visita el Website de Isabela de Sagua:
-
-
-
ARCHIVO SABANEQUE
1970 - 2010
-
-
-

jueves, enero 28, 2010

De nombres y nombretes

Por: Gilberto Rodríguez

No creo yo que pueda escribirse sobre la vida de un pueblo, a menos que se le tome el pulso al ciudadano común y se le siente a la mesa de la historia junto al más sobresaliente de los ciudadanos ilustres y poderosos, porque al banquete de la historia todos somos invitados. El puerto y el pueblo de Isabela de Sagua tiene una apariencia geográfica de punta de lanza que apunta hacia las distancias azuladas de cielo y mar para indicar ciertos futuros. Pero como el futuro no es más que el conjunto de experiencias del pasado, ajustadas al pensar del narrador de los recuerdos, es posible, como Angel Lázaro, inventar el acto heróico de un marinero tonto que salva a la princesa del mar donde ha caído, para asegurar por simpatías, el reino. Las tradiciones y las leyendas que han pasado a través de la Historia, de padre a hijo, y de Cacique a Tribu, así ha logrado sobrevivir espiritualmente cada grupo, cada familia, cada nación. Nosotros hemos sufrido el borrón de la historia de un zarpazo. Mas... Mire a su patio y dígame, si puede, que elimino la última semilla de yerba que allí había....

Asi, lo que pareciera chiste se hace memoria; lo que ayer nos era ajeno, hoy nos urge, los que ayer pasaron ignotos, hoy nos llaman y nuestros propios corazones se regocijan al encuentro con sus ayeres, con sus hermanos y hermanas, con sus arenas aun clavadas en las alpargatas del tiempo.

Asi con nuestros nombres. "Aqui todos tenemos nombretes", ha dicho alguien. Bueno, no todos; pero si muchos. Por ejemplo, una estampa que llevamos pegada a la carta con que navegamos, trata de competircon El Nuevo Testamento", cuando tiene mas hombres llamados Juan que el sagrado texto. Miremos sino. Tenemos Juanes llamados por su etnia, por sus caracterisiticas y hasta por la risa. Cuento.


Juanillo el Isleño, Juan El Portugués, Juan El Puerto Rico, Juan El Turco, Juan "El Chapo" Povilla, Juan Cachimba, Juan Chorizo, Juanillo El Chivo, Juan El Largo, Juan El Muerto, ad infinitum...


Pancho El Largo (Recuerda alguien cuando le quito las gomas a su automóvil y lo corrió por los railes del ferrocarril?).

Esto trae a colación un chascarrillo ocurrido en el cafecito del "Chino Harina". El café tenia unas poquitas mesas al aire libre, donde muchos parroquianos pasaban las honas jugando brisca o dominó. Un buen día, como a las dos de la tarde, tres isabelinos y el nuevo cartero de pueblo jugaban a la brisca, cuando la conversación se tornó en lección de cultura interna.

Resulta que el hombre que repartia la correspondencia en la Isabela por largos años, no rcuerdo la razón, ya no estaba en el cargo y, por un aborto mental de esos que los políticos son capaces de producir sin anestesia, mandaron a un buen hombre de fuera para el cargo de cartero. Pocos meses llevaba el nuevo cartero en la Isabela, pero ya comenzaba a hacer amistades. Y en uno de los lugares que más amigos había ganado era allí, en el Cafecito del Chino Harina. Y es alli que se promueve una conversacion sobre lo lento que era el sistema de pago de compensaciones a los obreros por lesiones ocupacionales.

-Ah, dice el cartero, y no se imaginan ustedes, a veces, lo difícil que se hace en este pueblo tan chiquito, encontrar a una persona para entregarle sus cartas...

?Por qué dices eso?

Bueno, porque miren ahora que Zungo habla de eso, yo hace cuatro meses que ando con una carta arriba, del seguro laboral, y no logro encontrar al destinatario para entregarsela...Y miren que he preguntado por ahi....

Silencio...

Y, pregunta Zungo, que era uno de los cuatro jugadores en la mesa, para quien es la carta esa, déjame verla.

Para Pedro Bezada Ordoqui, dijo el cartero.

!!!Ah, Dios de Dios; Santiago de Compostela!!!


Pedro Bezada Ordoqui era Zungo. Marinero, miembro de una patana azucarera de la firma Garcia Beltrán, donde trabajaba con Juan Chorizo otro de los que jugaban en esa mesa, ese día.

"Valga Sancho, mi nombre", que diría El Quijote.

Gilberto Rodríguez es uno de nuestros últimos lobos de mar de la Repúbica.
-
-
-
Visita el Website de Isabela de Sagua:
-
-
-
-
ARCHIVO SABANEQUE
1970 - 2010
-
-
-

Publicaciones sagüeras

Publicaciones sagüeras

Revista "El Undoso"

Revista sagüera publicándose mensualmente desde 1970.

Para subscribirse a la revista debe llamar a:

Raimundo "Napoleón" Quintero (305) 383-9416

Y para comprar un TOMO, que reune las revistas de un año completo:

Don Juan Barturen: (305) 266-5031 (6865 SW 19 St, Miami FL 33155)

Publicaciones Sagüeras

Publicaciones Sagüeras

Revista "El Sagüero"

Se puede pedir gratis desde cualquier parte del mundo (incluyendo a Cuba, claro está) al siguiente correo:

Revista El Saguero, 3672 SW 25 St, Coral Gables, FL 33133, U.S.A.

Por favor, un solo ejemplar por pedido.

Programación en español del Canal 17

Programación en español del Canal 17

Colecciones

Colecciones
Museo Privado